miércoles, 10 de mayo de 2017

OPINION | Covenant: entre Prometheus y Alien


A pesar de que la precuela de Alien: El Octavo Pasajero (1979) recibió durísimas críticas cuando se estrenó hace ya cinco años, Prometheus (Ridley Scott, 2012) es, diga lo que se diga de ella, una película que tenía que pasar. Si bien resulta indiscutible que aquel intento de Scott por explorar la historia de los misteriosos space jockeys (conocidos como "ingenieros" en el filme de 2012) en cierto modo traicionó al propio subgénero que nació con Alien, a esta cinta se le ha criticado en exceso por sólo una razón: la ausencia de xenomorfos. Aunque comprendo que el haber prescindido de las icónicas criaturas espaciales para desarrollar una nueva historia dentro del universo Alien pueda decepcionar, no creo que esa tenga que ser la principal razón para restarle mérito a Prometheus. Porque, además de que el filme protagonizado por Noomi Rapace, Charlize Theron y Michael Fassbender es mucho más de lo que se dice que es, gracias a ella ahora estamos esperando como agua de Mayo a Alien: Covenant (Ridley Scott, 2017), la que sí parece que funcionará tanto como secuela de Prometheus, como precuela de Alien: El Octavo Pasajero

Mucho tuvo que luchar Ridley Scott para ampliar las fronteras del universo que trajo al mundo en 1979. Diez años antes de que se estrenase Prometheus, Scott ya había formalizado su intención de indagar en el pasado de los space jockeys a la 20th century Fox quien, lejos de identificar la fortuna que el director de Blade Runner (1982) traería a sus arcas, decidió invertir en la cuestionable Alien vs. Predator (Paul W.S. Anderson, 2004). Por lo tanto, no fue hasta 2009 cuando la historia de los ingenieros se abrió paso entre los pasillos del estudio, encontrándose a lo largo del camino trabas tan significativas como diferencias entre director y guionista que llevarían a Jon Spaihts (Passengers) a abandonar el barco para que Damon Lindelof (Perdidos, Star Trek, The Leftovers) terminase el trabajo pendiente y lanzase, de una vez por todas, a Prometheus al espacio exterior. 

La recepción no fue buena. A pesar de los fantásticos decorados, diseño de producción, vestuario, banda sonora e interpretaciones (aplaudan al David de Fassbender), Prometheus, aun siendo la entrega de la saga que más ha recaudado en taquilla, fue vapuleada por crítica y opinión pública, algo que puso en riesgo el futuro de una nueva - y prometedora - trilogía. Sin embargo, teniendo en cuenta el éxito de Marte (Ridley Scott, 2015), el colectivo cinéfilo ha optado por dar un voto de confianza a Scott. Ya no sólo porque - se asume - que el director británico habrá aprendido de los patinazos que pudo dar en Prometheus, sino porque su Alien: Covenant parece que - ahora sí - va a funcionar tanto como secuela del infame filme de 2012 como precuela del clásico de 1979.



Alien: Covenant se estrena el 12 de Mayo de 2017.

Jerry
Imagen vía Screenrant

4 comentarios:

  1. Hola! La verdad es que pese a que la saga Alien me gustó no creo que me anime con esta, y menos en el cine.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Entonces, si no vas, para que escribes?
    No entiendo tu comentario

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una reflexión sobre Prometheus y lo que será Covenant. No está escrita como crítica.

      Eliminar
  3. Ridley Scott simplemente falló en darnos ua película que era un campamento adolescente en el espacio. El gran problema que está teniendo es que pareciera toma por tonta a la audiencia poniendo tramas tan irrisorias en una saga que no merece éste trato, menos cpor parte del propio Ridley Scott. Hasta Alien vs Predator tenía mas credibilidad que las cosas que hacen los personajes en Prometeus y no me extrañaría si vuelve a pecar con ésto en Covenant. Nadie aún puede explicar lo que quería plantear Prometeus, lo que trata de demostrar con tanto divagar. Pero esperemos pueda hacerlo en las siguientes películas.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...