martes, 29 de septiembre de 2020

CRITICA | El Diablo a Todas Horas


Como muchos otros espectadores, yo no solía dar mucho crédito a las películas que eran distribuidas por Netflix por una inquebrantable convicción de que sólo debía dedicar mi tiempo libre a los estrenos que llegaban a la gran pantalla. Sin embargo, como el mundo está en la situación que está y uno ya no sabe si - disculpen mi desconfianza - ir al cine es realmente seguro, he decidido aventurarme a ver El Diablo a Todas Horas (The Devil All The Time, 2020), una de los estrenos más recientes de la plataforma que hace poco nos trajo la espantosa Eurovision Song Contest: The Story of the Fire Saga (2020). Y contra todo pronóstico, mi sorpresa ha sido insoportable. 

No me gusta tener que desandar lo andado y defender algo a lo que antaño no le habría prestado ninguna atención ni credibilidad. Sin embargo, es inevitable reconocer que la adaptación de la novela homónima escrita por Donald Ray Pollock, dirigida por el neoyorquino Antonio Campos y protagonizada por Tom Holland (Spider-Man: Homecoming), Eliza Scanlen (Mujercitas), Robert Pattinson (Tenet) y - entre otros - Jason Clarke (El Amanecer del Planeta de los Simios), merece tiempo, atención y muchos halagos. 

Ambientada en los Estados Unidos de los años sesenta, El Diablo A Todas Horas sigue los pasos de varios ciudadanos de las profundidades del estado Ohio que, pese a su empeño por salir adelante, siempre ven sus aspiraciones truncadas por una sociedad fanática, violenta y traumatizada por la Segunda Guerra Mundial, que además no termina de ver la luz en el horizonte por culpa de la inminente Guerra de Vietnam. En este sórdido panorama, aparentemente poco sustancial para la crítica profesional pese a lo muy aplaudido que fue su material original, las historias de los personajes irán colisionando las unas con las otras hasta llevar a un desenlace que, lejos de ser satisfactorio, cumple con todas la expectativas puestas en él: ninguna. Porque El Diablo A Todas Horas es una crudísima historia sobre cómo el hombre  a veces es incapaz de redimirse. Y eso, aunque puede no ser plato de buen gusto, no es motivo para devaluar una película que, cuanto menos, es sorprendente.


Jerry

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...