martes, 5 de enero de 2021

CRITICA | Soul (2020)


Este año en general ha sido espantoso. No sólo hemos tenido que vivir un durísimo confinamiento, afrontar dificultades en el trabajo u olvidarnos de rutinas tan comunes como pasear por la calle sin mascarilla. Además, hemos estado mucho más en contacto con la muerte que nunca: desde las interminables cifras de fallecidos que día tras día anunciaban los telediarios, hasta incluso la pérdida de algún ser querido, muchas veces sin previa despedida. Y aunque paradójicamente la muerte es lo que probablemente confiera más sentido a la vida, estar tan expuestos a ella asusta y hablar abiertamente de ella es para muchos tabú. Salvo si eres de Pixar. Porque si eres una de las mentes que dan forma a productos como Inside Out (Pete Docter, 2015), seguro que encontrarás la forma para hablar sobre ella y sacar sonrisas. Y eso precisamente es lo que ha conseguido Soul (Pete Docter, 2020).

Pete Docter, conocido por muchos por ser el padre de Monstruos SA, Up o Inside Out, comenzó a desarrollar una película que indagaría en la forja de nuestras personalidades allá por 2016. De una manera u otra, y a pesar de que Docter fue nombrado director creativo de Pixar tras la partida de John Lasseter, su filme fue evolucionando hasta convertirse en un canto a la vida que huye del determinismo que - de forma inocente -  parecía promulgar, para insistirnos en que nuestro tiempo en la Tierra no sólo tiene sentido si encontramos nuestra chispa o propósito, sino si aprendemos a aprovechar todos y cada uno de los momentos que lo componen.

Para conseguir esto, Docter nos invita a conocer a Joe Gardner, un joven músico aparentemente fracasado que de repente consigue un puesto como pianista en la banda de la famosísima Dorothea Williams. Contra todo pronóstico, la enorme oportunidad que ha recibido Joe escapa de sus manos cuando éste cae por el agujero de una alcantarilla y su alma termina en el Más Allá. A partir de ahí, el alma de Joe tendrá que ingeniárselas para volver a la Tierra y poder cumplir su gran sueño, sin darse cuenta de que, en la odisea por volver a su cuerpo, averiguará qué es lo que de verdad le alimenta y da sentido a vivir

Gracias a su excelente - y oportuno - mensaje, a sus irresistibles personajes, fantástica animación y a una banda sonora tan psicodélica como sentida, esta película ha conseguido con risas, alegría y optimismo lo que el COVID-19 ha enseñado a muchos a base de disgustos: que la vida está para vivirla, para disfrutar de los pequeños momentos y de las hojas - o bolsas de plástico - que vuelan con el viento. Indispensable.


Jerry
Imagen vía The Walt Disney Company

1 comentario:

  1. Disney y pixar, siempre le dan en el clavo. una pelicula mejor que otra.
    Gustavo Woltmann

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...