domingo, 9 de junio de 2013

Top of the Lake: Primera Temporada


Durante mi horrorosa época de exámenes, he tenido que dejar aparcadas muchas series. De todas las que he abandonado, sólo había una que me venía de forma constante a la cabeza: la misteriosa - y poco conocida - Top of the Lake. Y es que esta serie, que tiene un origen británico-australiano y que ha sido creada por Jane Campion (El Piano), tiene algo que el resto de series no tiene.

Hay gente que dice que se parece a The Killing, serie de la que yo no pasé del segundo episodio, otros dicen que peca de pretenciosa y que termina estrellándose, y los hay incluso que dicen que su trama es aburridísima. Ante estas extrañas afirmaciones, opté por buscar en páginas web de referencia y, a pesar de encontrar calificaciones mediocres, las críticas la alababan. ¿Se ha vuelto loco el mundo?

Creador: Jane Campion, Gerard Lee
Género: Drama
Reparto: Elisabeth Moss, Holly Hunter, Peter Mullan, David Wenham, Genevieve Lemon, Jay Ryan, Sarah Valentine, Robyn Malcolm…
Duración: 1 Temporada (2013)
País de Origen: Inglaterra, Australia



Teniendo en cuenta que en Top of the Lake el factor sorpresa es fundamental, sólo voy a comentar que la trama se centra en Robin, una detective especializada en niños que llega a una región neozelandesa llamada Laketop para visitar a su madre y que, inesperadamente, se ve sumida en una investigación que gira en torno a la pequeña Tui, una cría de 12 años que necesita – por unas cosas o por otras – ayuda.

Con un arranque un tanto lento pero ciertamente cautivador, esta serie, de unos escasísimos siete episodios, pronto hipnotizará al espectador. Su ambientación es tan embriagadora como sobria y desoladora, tan fascinante y adictiva como repulsiva... Sus personajes, entre los cuales se encuentra la ya mencionada Robin (interpretada por una brillante Elisabeth Moss), son misteriosos y perversos, tan perversos que en más de una ocasión a uno le dan ganas de echar el hígado por la boca. Porque resulta que el pueblo en el que se ambienta Top of the Lake está lleno de corrupción, de delincuencia encubierta y de una maldad capaz de arrebatar de un instantáneo guantazo toda la inocencia cultivada a lo largo de los años por sus habitantes.


Sin dejar de expresar mi más sincera admiración por la complejidad que va adquiriendo la trama y el amplísimo número de frentes a los que se nos invita a sumergir de lleno nuestra imaginación, Top of the Lake tiene un estilo tan sumamente anormal para una serie de televisión que eso contribuye aún más a que su hipnotizante poder se fije en el fondo de nuestras retina.

Me da igual que haya aspectos de la serie que no terminen de encajar bien en los esquemas de la lógica televisiva (¿o es que sabemos cuál es el papel de esa esperpéntica comunidad de mujeres?), porque ese contratiempo – el único que podríamos considerar como tal para una serie que, al mismo tiempo, sin él no sería lo mismo – se ve tremendamente recompensado por una fotografía envidiable y unas actuaciones que posiblemente susciten más de un caso de celotipia patológica entre el colectivo de actores.


En definitiva, Top of the Lake es lo que llamaríamos una buenísima serie, cargada de intriga, innovadora – a la par que ordinaria temáticamente hablando -, sorprendente y, sobre todo, digna de ser el único tema de conversación televisivo que durante todos estos días ha estado emergiendo de mi boca.

Indispensable.

Lo que MÁS me gusta: lo común que es inicialmente la trama y lo compleja que resulta la serie en su totalidad.

Lo que MENOS me gusta: que el desenlace de la misma parece estar un poco atropellado (sin dejar de ser excelente).


Jerry.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...