viernes, 14 de noviembre de 2014

Viernes Criticón: Interstellar

Antes de que me decidiese a ver Interstellar, recibí un feedback cuanto menos intrigante sobre la que pretendía ser la odisea espacial de la década. Por un lado comprobé – bastante asombrado - cómo las malditas críticas de cine no adoraban con todo el entusiasmo que cupiere al nuevo filme del eternamente venerado Christopher Nolan (discreto 73% en Rotten Tomatoes), y por otro lado hice frente a unos peligrosos comentarios que afirmaban que “Interstellar era muchísimo mejor que Gravity.

Paradójicamente, según unas declaraciones recogidas en el número de Noviembre de la revista Empire, el director de la fantástica trilogía de El Caballero Oscuro aseguró que no había visto la grandiosa obra de Alfonso Cuarón. Esta afirmación – tan sorprendente como poco creíble – sólo puede tener dos posibles interpretaciones: aquella que sirve como excusa para retroalimentar la ya pasada de moda veneración por un director que para mí cada día es más pretencioso, o esa otra que opta por intuir el temor que sentía una ambiciosa personalidad del Hollywood más puramente comercial por las inconvenientes comparaciones a las que tendría que enfrentarse su cinta.

Pero que no cunda el pánico, Nolan. Tu Interstellar no es la odisea espacial que todos pensábamos que iba a ser. Y, por lo tanto, no es comparable a Gravity.

● Año: 2014
● Director: Christopher Nolan
● Cast: Matthew McConaughey, Anne Hathaway, Jessica Chastain, Michael Caine, Bill Irwin, Ellen Burstyn, Matt Damon…
● Música: Hans Zimmer
● Duración: 169min.


Probablemente soy de los pocos cinéfilos que sólo han visto Origen una vez. Fui a verla al cine, quedé alucinado por sus efectos especiales, impresionado por lo creativa que resultaba la propuesta, abrumado por su original y tremenda banda sonora, y definitivamente convencido de que DiCaprio había dejado de ser ese patético pasajero de tercera clase que todos conocíamos. Sin embargo, ahí se quedó la película: en un simple visionado. Y, ojo, no es que me pareciese una “memez” (tal y como la calificó el que sí es venerable Carlos Boyero), sino que, simplemente, la experiencia de ver un filme como ese en la pequeña pantalla no me llamaba la atención. Origen estaba hecha para ser vista en la gran pantalla y no en el sofá de casa. Justo al contrario que Interstellar.

En el nuevo trabajo de “El Venerado”, se nos presenta a un piloto (impecable McConaughey) que, por avatares del destino (y en un extremadamente poco creíble abrir y cerrar de ojos), termina enrolado en una misión secreta para salvar a la Tierra de una exterminadora nube de polvo que está acabando con todo rastro de vida. Sin embargo, y a pesar de que en el tráiler de la película pudiésemos contemplar el rótulo del filme en un oscuro y terrorífico cielo estrellado cuya profundidad parecía inabarcable, Interstellar fracasa a la hora de mostrarnos un universo digno de una odisea espacial. Interstellar es algo muy distinto.


Muy en contra de lo que muchos estéis pensando (incluidos, al parecer, Christopher y Jonathan Nolan), Interstellar no era una cinta sobre física, relatividad y agujeros negros. En un principio, esta producción de Paramount y Warner era un proyecto para un más que familiar Spielberg que, posteriormente, decidió retirarse del proyecto. Fue entonces cuando llegó Nolan con sus ganas de impregnar todo de quebraderos de cabeza poco necesarios para un público al que, claramente, le sobran explicaciones científicas si la película va a tener un último acto como el que tiene.

No se puede jugar tanto a la física, a los worm-holes y a la relatividad para luego tener ese final. No se puede. Todos sabemos que quien mucho abarca, poco aprieta.


Interstellar juega extremadamente bien sus cartas en lo que las tiene que jugar: funciona como una preciosa oda al poder del amor, a la familia y al sacrificio, que está muy bien respaldada por unas sólidas actuaciones, una espectacular banda sonora (acertadísimo Zimmer, como siempre) y por varias escenas en las que es inevitable revolverse en una butaca preparada para verte derramar alguna que otra justificada lágrima. Sin embargo, lo nuevo de “El Venerado” patina en sus constantes intentos de convertirse en una moderna odisea espacial que no termina de cuajar por lo vulgar que termina siendo. Es muy complicado vender un producto de esas características a unos resabiados (cuando no ciegos) espectadores que ya conocen las naves espaciales de Hoth (El Imperio Contraataca), el espectacular Gerty de Kevin Spacey (Moon), la belleza del universo hecha fotograma (El Árbol de la Vida), y el lado más oscuro y frenético del mismo (Gravity), si a la hora de poner la guinda del pastel - que parecía novedoso porque olía a ciencia pura y dura – la “odisea” termina desembocando en un tardío agujero negro que parece el sueño dentro del sueño de la ¿memez? llamada Origen.

Así que no: Gravity e Interstellar no son comparables. La subjetividad que rodea a ambos filmes es tan evidente que me da ganas de echar el hígado por la boca cada vez que escucho hipócritas comentarios que no hacen más que recordarme cómo la cinta de Cuarón fue machada por un gran sector de la opinión pública por lo “poco realista” que era y por la obscena cantidad de “errores” que ensuciaban sus fotogramas, mientras que Interstellar sólo recibe aplausos. Me hierve la sangre cada vez que pienso que si llega a ser Rey Midas el que se hubiese encargado de esta cinta, sus spielbergianos oídos habrían tenido que sufrir, durante meses, unos molestos acúfenos fruto de la cantidad de sapos y salamandras que estarían saliendo de las bocas de un público que sólo es fiel a una idea: a la idea de que Nolan es de lo mejor de la alfombra roja del momento. Porque sí.


Yo a eso lo llamo Inception. Y creo que es ilegal.

●Te gustará si: eres un incondicional de Nolan o si disfrutas de filmes con una gran carga emocional, una bonita historia, una banda sonora espeluznante y grandes actuaciones.

● No te gustará si: quieres salir de la sala siendo un experto en agujeros negros, worm holes y relatividad.

Jerry

6 comentarios:

  1. Si mi gripe no lo impide, esta noche la vemos.
    Ya te contaré...tengo unas ganas de verla.....

    Un abrazo del Florestán

    ResponderEliminar
  2. Para mi sin Gravity no habría Interestellar. No lo digo desde el punto de vista argumentativo ya que ahí no hay por donde compararlas pero si creo que el éxito de Gravity permitió que se realizase una inversión tan gigante como la que acá Nolan ha desarrollado.

    Interestellar a mi me ha parecido tremenda. Tributo total a "Odisea 2001", una especie de segunda parte de esta, tomando el relevo que Kubrick dejó y atreviéndose a explicar lo que el genio solamente insinuó en "2001". Ahí hay errores, claro que si, es que el que se arriesga obviamente puede caer en el error pero creo que estos no le restan méritos a una película apasionante.

    Saludos!
    Esteban
    http://politocine.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente tengas razón Esteban, aunque si tenemos en cuenta que Gravity se estrenó tan solo el año pasado, casi seguro que Interstellar (por la envergadura del filme en su totalidad) ya estaría a pleno rendimiento. Pero vamos, estoy seguro que una buena parte de su gran impacto se lo debe sin duda a la cinta de Cuarón. Un saludo!

      Eliminar
  3. yo vi interestelar y es mi pelicula favorita, la vi en el cine y me quede pasmada con lo increible que fue esa pelicula. el unico amor que hay es entre padre e hija. para mi interestelar es mucho mejor que gravity

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegro d eque te gustase! Un saludo!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...