jueves, 12 de enero de 2017

OPINION | Los Aciertos de Rogue One


A pesar de que desde el momento en el que vi Rogue One (Gareth Edwards, 2016) sentí la necesidad de exponer todos y cada uno de sus aciertos por escrito, no quise pecar de sentimental y decidí esperar a un segundo visionado para así intentar defender esta nueva entrega del universo Star Wars sin caer en la inevitable subjetividad que gobierna gran parte de las entradas de esta página. Y aunque el juicio de valor de un fanático como yo va a estar siempre sesgado, ahora me siento lo suficientemente recuperado del éxtasis como para intentar razonar por qué la historia de la operación que permitió a la Alianza Rebelde hacerse con los planos de la Estrella de la Muerte no sólo tiene mérito, sino que además merece la pena. 

Sobra decir que esta entrada tendrá SPOILERS. No digan que no he avisado.

1. Nexo de trilogías
Independientemente de que Star Wars: El Despertar de la Fuerza (J.J.Abrams, 2015) se considere mejor o peor película, hay que reconocer que Abrams supo cómo conectar la trilogía original con lo que está por venir con un estilo que, a pesar de ser conservador y poco arriesgado, resultó ser muy eficaz. Sin embargo, y por razones que no iban más allá de las limitaciones establecidas por su propio guión (no vayamos a pensar que la saga reniega de sus episodios menos destacables), las aventuras de Rey, Finn y compañía en ningún momento homenajean a la trilogía de las precuelas (Ep I-III). Y Rogue One sí.

No contentos con utilizar la película como prólogo a Una Nueva Esperanza (George Lucas, 1977), los responsables de Rogue One han optado por tomar prestados elementos de las precuelas para diseñar medios de transporte, nuevas localizaciones y para, además, traer de vuelta a viejos conocidos. De esta forma, la primera "stand-alone film" - también llamado spin-off - no sólo funciona como puente con las películas originales, sino también con las precuelas, respetando así a un colectivo amplio de espectadores que guarda un muy buen recuerdo de los episodios I, II y III.

Por poner varios ejemplos, al comienzo de Rogue One, cuando conocemos por primera vez a Jyn adulta, observaremos un tanque imperial que se asemeja - en cuanto a diseño se refiere - a aquellos de la batalla de Kashyyyk de La Venganza de los Sith (George Lucas, 2005); la introducción de Darth Vader va precedida de un plano aéreo de un planeta infestado de pozos de lava que, a pesar de no contar con un subtítulo que clarifique de qué sistema se trata, corresponde - sin lugar a dudas - a Mustafar (lugar en el que, en el polémico Episodio III, Anakin terminó de abrazar al lado oscuro para convertirse en Vader); y, por si no fuera poco, dos de los personajes de los primeros episodios (Bail Organa y Mon Mothma) están interpretados por los mismos actores con los que se contó para El Ataque de los Clones y La Venganza de los Sith (aunque las escenas de Mothma, que se quedaron en el archivo de "Extras", sólo estaban pensadas para el tercer episodio). 


2. Fortaleza al Episodio IV
A pesar de lo majestuosa que es el Una Nueva Esperanza, todos nos hemos preguntado alguna vez por qué la Estrella de la Muerte tiene el "punto débil" que tiene, por qué la galaxia entera tiembla ante la figura de Darth Vader y por qué C3-PO y R2-D2 acaban - por "accidente" - en el mismo planeta en el que estaba Obi-Wan Kenobi, a quien iba dirigido el mensaje de Leia Organa. Todas estos pequeños detalles - ahora llamados "agujeros de la trama" (aka: "plot holes") - por fin van a dejar de molestar, porque Rogue One les ha puesto solución.

Ahora sabemos que la Estrella de la Muerte no estaba mal diseñada por un garrafal descuido, sino que aquella pequeña apertura por la que se accedía a su reactor principal no era más que el acto de venganza de Galen Erso hacia el Imperio; Darth Vader era temido no sólo por su capacidad para estrangular con la fuerza, sino también porque, como confirma su estelar aparición en la nave rebelde tras el robo de los planos en Scarif, su sable es despiadado y su poder inconmensurable; y, además, R2-D2 y C3-PO no acaban en Tatooine por el mero azar, sino porque la nave en la que se encontraban tenía la misión de llegar precisamente ahí, al planeta en el que Bail Organa sabía que Leia podría encontrar a Obi-Wan. Por lo tanto, Rogue One ya no sólo funciona como puente entre ambas trilogías, sino que además enmienda los descuidos de Una Nueva Esperanza.


3. Realismo
Uno de los aspectos que habitualmente disgusta al público más exigente es que en este tipo de películas los villanos son muy malos y los héroes son muy buenos, sin que sea posible un equilibrio intermedio. Y Star Wars no funcionaba de otra forma: la Alianza Rebelde era limpia, justa e intachable, y el Imperio estaba formado por un puñado de desalmados, inquisidores y asesinos. Sin embargo, y como muy bien se introdujo ya en El Despertar de la Fuerza, parece que Disney está dispuesto a dar su brazo a torcer.

En Roque One podemos ver cómo dentro del mismísimo Imperio había quienes tenían un corazón que latía y bombeaba sangre (véase el propio Galen Erso ó el piloto de carguero que se une a la causa de la Rebelión), y cómo las líneas rebeldes no eran todo lo pulcras que debieran ser. Sin ir más lejos, y obviando los comentarios que muchos de los personajes hacen en referencia a cómo la Alianza no es ninguna santa, el propio Cassian asesina a sangre fría a uno de sus informadores, la entidad reniega de una de sus ramas - extremista y violenta, pero al fin y al cabo rebelde - dirigida por Saw Gerrera y, además, la solidaridad de la misma se pone en entredicho cuando los líderes rebeldes dan la espalda a Jyn: una mujer que, a pesar de no ser de fiar, tuvo que afrontar una misión suicida con el apoyo de tan sólo dos o tres cabezas de la Rebelión. Esta vuelta de tuerca al tradicional dualismo del bien contra el mal hace que Rogue One, recordándonos un poco a aquel El Imperio Contraataca (Irvin Kershner, 1980), sea uno de los títulos más oscuros de la saga hasta ahora y uno de los que más me ha complacido por ser más humano, crudo y realista.


4. Juego de nostalgia
A pesar de que para mí es evidente que se ha traído de vuelta al gobernador Tarkin sin otra pretensión que la de complacer a los fanáticos (que sin duda habrían enloquecido si aquella figura - de indiscutible relevancia durante la existencia de la primera Estrella de la Muerte - no hubiese hecho acto de presencia), Rogue One ha sido criticada por haber tomado la "poco ética" decisión de revivir a Peter Cushing en la gran pantalla. Juicios de valor aparte, y teniendo sólo en cuenta el hecho de que el filme cuenta con dos personajes con rostros enteramente digitales, hay que reconocer que la tecnología en el cine avanza a pasos agigantados y que la inversión que Disney ha hecho en ese apartado ha sido de gran provecho. Porque, señores, digan lo que digan, tanto Tarkin como Leia están logradísimos.

De todas formas, y sin dar más importancia a la polémica ética ó tecnológica que ha generado, Rogue One ha hecho mucho más que recurrir a los efectos especiales para dotar a su metraje de nostalgia y emoción. Para los curiosos, Gareth Edwards, en una visita al rancho Skywalker, se topó con metraje inédito de Una Nueva Esperanza protagonizado por los pilotos que, montados en sus X-Wing, consiguieron destruir la primera Estrella de la Muerte allá por 1977. Lejos de desecharlo, Edwards decidió tomar prestadas estas escenas - que no fueron incluidas en el Episodio IV - para añadir relevancia y dar más valor a aquel grupo de rebeldes que no sólo entregó su vida en la batalla de la Estrella de la Muerte, sino que además permitió que la operación de Scarif no fuese un fracaso.

Por si no fuera poco, y a pesar de que a muchos les disgustó el chiste que hace Darth Vader a Krennic, el último acto de la película es impresionante. Sus últimos minutos, en los que presenciamos el lado más oscuro de Vader y los eventos inmediatamente anteriores al comienzo de Una Nueva Esperanza, están tan bien ejecutados, que cada vez que los veo mi corazón se acelera y dejo de ser capaz de controlar mis emociones. Unas emociones que explotan con ese último "Hope" articulado por Leia Organa (ya sea real, digital, de trapo, cartón o plastilina).


5. Re-shoots y avances
Finalmente, y por no querer dejar al descubierto mi tremenda - e inevitable, ojo - subjetividad para y con este fantástico universo cinematográfico, hay que reconocer que, a pesar de que en Internet se discutió mucho acerca de cómo repercutiría sobre el resultado final de la película la decisión tomada por Disney de volver a grabar muchas de sus escenas a pesar de que el rodaje ya había terminado, después de haber visto la película dos veces puedo decir con tranquilidad que para mí es perfecta.

Si bien es cierto que la trama tropieza sobre sí misma durante su primera mitad, la magnitud de la historia que se quiere contar, sin recurrir en exceso a sus predecesoras, y su aceleradísima producción (Michael Giacchino sólo contó con un mes para componer la banda sonora) hacen que Rogue One sea un triunfo. Un triunfo que no sólo queda reflejado en las cifras de recaudación, sino en cómo sus avances promocionales han sabido reservar gran parte de su historia para la primera visualización, ofreciendo así un espectáculo inolvidable lleno de acción, nostalgia, novedad y, sobre todo, aventuras en aquella galaxia muy, muy lejana.

Esto no ha hecho más que empezar.




Jerry
Imágenes vía Star Wars

8 comentarios:

  1. Hola! A mi me gustó mucho y estoy muy de acuerdo con todo lo que dices!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. De qué objetividad hablamos? Quién puede dar una crítica objetiva a Rogue One, más aún: quién puede empezar a hablar de la película, dar un pequeño relato de las partes más destacadas, y terminar de hacerlo sin taquicardia, lágrimas en los ojos y manos agitandose como hélices? En algún otro lado lo dije: larga vida a películas así, a las que no podemos hacer más que alabanzas. Felicitaciones por tu intento, sobradamente logrado y tan emotivo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Daniela! Primero de todo disculpas por haber contestado tan tarde. Muchísimas gracias por tu comentario, me hace mucha ilusión leer comentarios así de gente que, como yo, cree que "Rogue One" es una película redonda, aunque sólo sea por lo emotiva que es para algunos. Un saludo ¡y muchas gracias por haber dejado tu aportacion!

      Eliminar
  3. REspecto al final, cunado Vader enciende su sable, es sencillamente el paso de la muerte, lo que me recordo a robert patrick haciendo de t1000, firme en su objetivo, dotando de muerte a la vida que se ponga en su camino... no se pudo haber hecho mejor, en mi opinion esa escena ejemplifica mucho mas a Vader que cuando se sugiere (o muestra) como mata a los jovenes padawans.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Ademas de los increibles pequeños detalles, lei por ahi criticas negativas de la falta de exploracion de personajes, bla bla bla, burgueses insatisfecho, por que tiene miles de pequños detalles que si uno es sencillamente humano no hace falta escribir un guion entero para entrar en el fondo del personaje, gracias a un buen director, buen guion y pericia actoral, por ejemplo:

    Chirrut Imwe, creo que estoy enamorado de ese actor, por puro egoismo me hubiese gustado que se lleve toda la pelicula, pero siendo "objetivo", la escena que quiero mencionar cuando antes de invadir cariff en una secuencia cortisima estan en la nave el apoyado en su baston con esa cara de compunjido y pasa Jyn y le aprieta el brazo y el sonrie hasta el infinito, lo dice todo, podes ver en un segundo de expresion corporal lo que pasa por el corazon de todo el grupo, su rol es fundamental, es la conexion entre un grupo deforajidos que solo conocen de muerte y las emociones que no pueden exponer.

    Krennic, son muchas las escenas, en le que se le ven las expresiones faciales, la boca, el peso de lo que esta pasando y sus ambisiones personales, mal llevadas, pro que al final sabe que carece totalmente e caracter, tuvo la suerne de conocer a un tal Erso que le garantizo una posicion incapaz de defender, hay que explorar todo un pasado para darse cuenta de eso y "profundizar un personaje? no.

    en fin que buena pelicula, detalles mas detalles menos, no se puede negar es increible, en los ultimos años 1 sola pelicula me llevo al extremo emocional, Fury Road, que vino a mostrar como se hacen las cosas, ahora rogue one con la misma enseñanza.


    Extra, el traje de darth vader, es tan perfecta la conexion que por ejemplo cuando termina episodio 3 se ve el casco de darth vader super pulido, como se ve en el retorno del jedi, pero en rogue one al final cuando Vader da la orden de abordar la nave rebelde se pued notar un acabado mate, el cuello es de goma, el personaje tiene esa caracteristicas rustica del traje de episodio 4... nada mas que decir.

    ResponderEliminar
  6. perdon no puedo dejar de escribir, me gusto mucho tu cirtica, no puedo estar mas de acuerdo y me siento como si estuviese con un amigo contandole todo lo que me parecio de la pelicula que vio antes que yo.


    Cuadno termino hice este experimento, automaticamente vi episodio 4, y para corroborar lo que presumi, la pelicula no termina, y ese fue otro gran acierto, si se cmabiaba el orden, si escapaban con los planos y cerraba con la escena de Jyn y Cassian abrazados hubiese sido una pelicula mas, es como traer un secuencia poscreditos a precreditos, no cierra la historia en "y se llevaron los planos y fueron felices", el acto esta incompleto, termina en cuanto c3po y rd estan en el pod de escape mirando su nave y diciendo "no se ve tan dañana desde aqui",

    Y lo ultimo (promesa), las interfaces, la consolas, y como tomar estetica de los 70 para lograr una coherencia visual con una vision futurista sobre la tecnologia de hace 40 años, si caer en los arquetipos de los 70 (por que el cine de los 60 y de los 70 te dejan muy en claro que son de los 60 y los 70) solmente basto con tomar las mismas interfaces y cambiarles el timing, por que claramtne los procesadores de hoy en dia son muchos mas veloces.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...