jueves, 7 de marzo de 2013

Jueves Criticón: El Atlas de las Nubes


Menos mal que, por motivos académicos, Malditas Criticas de Cine se ha visto sumida en unos Malditos Servicios Mínimos improvisados que me han impedido completar mi segunda oscarizada entrada comentando los premiados en la 85ª ceremonia de los ya-mencionados-y-que-no-quiero-volver-a-mencionar premios.

Menos mal porque, de haberlo hecho, habría pasado por alto una película que aún no había visto debido al retraso que ha sufrido su estreno en España: El Atlas de las Nubes, el nuevo trabajo de los hermanos Wachowski (hombre y mujer – que conste en acta) y Tom Tykwer (a quien ya conocemos por su bestial historia de Paris Je T’aime).

Y es que, una vez más, la venerada Academia me ha decepcionado mucho más de lo que os podáis imaginar.

● Año: 2012
● Director: Lana Wachowski, Andy Wachowski, Tom Tykwer
● Cast: Halle Berry, Tom Hanks, Jim Broadbent, Hugo Weaving, Jim Strurgess, Doona Bae, Ben Whishaw, James D’Arcy, Zhou Xun, Keith David, David Gyasi, Susan Sarandon, Hugh Grant.
● Música: Tom Tykwer
● Duración: 171min



La familia Wachowski ya demostró tener un espléndido arsenal de imaginación a la hora de llevar a la gran pantalla historias imposibles como Matrix. Sin embargo, estos dos hermanos dieron un pequeño traspié con Speed Racer del que ahora se recuperan volviendo a la cartelera con uno de los proyectos más ambiciosos y espectaculares que he presenciado en una sala de cine.

El Atlas de las Nubes es una película bastante difícil de describir. Se podría decir que su trama gira en torno a la idea de cómo todas nuestras acciones en el presente van a ser las catalizadoras de una reacción en cadena en el futuro, al mismo tiempo que son el resultado de otro evento del pasado. Así, se nos introduce en las aventuras de múltiples personajes – cada cual más sorprendente – cuyas vidas están ciertamente interconectadas a pesar de que se estén desarrollando en tiempos muy distintos.


A pesar de lo que os pueda parecer, El Atlas de las Nubes no sólo brilla por lo increíble que es la propuesta, ni por la intensidad que todas y cada una de las seis historias interconectadas tiene. Esta película - cuya trama podría ser imposible de comprender - reluce y ciega al público porque está presentada de tal forma que a todo espectador se le garantiza, no sólo que vaya a poder seguir el hilo conductor de la trama con una facilidad casi repelente, sino que los detalles de la película, en los que normalmente uno no se fija, están ahí – delante de tus narices – y así uno consigue disfrutar del filme sin tener que estrujarse el cerebro para hallar las respuestas a las preguntas que se le van planteando.  Aunque no me malinterpretéis: no es, bajo ningún concepto, una película de encefalograma plano.

Y es que, si El Atlas de las Nubes no es una película de esas en las que se puede prestar más atención a cómo el pesado de la fila siete tose en lugar de a la propia trama, esto se debe a que, además de que la trama del filme es bastante peculiar y uno debe mantener los ojos abiertos si quiere enterarse de todo, los actores van a jugarnos una mala pasada.

Esto es así porque cada miembro del reparto no va a interpretar a un solo personaje, sino a muchos. Tom Hanks, por ejemplo, será un escritor, un científico, un médico y un hombre rural en cuatro líneas temporales distintas y, aunque la película juegue con el tema de las “vidas pasadas”, ese no tiene que ser nuestro principal objetivo de atención. La atención debe fijarse en los testimonios de los protagonistas, en el poderío visual de los fotogramas y en esa forma de saltar de una época a otra que parece tan simple y que, sin embargo (y lanzando un órdago a grande), estoy seguro de que fue un trabajo complejísimo.


Sin lugar a dudas estamos ante uno de los filmes épicos más impresionantes de nuestro tiempo. Y digo “épico” porque, a pesar de que una de las historias consista en las andanzas de un gracioso anciano, ¿acaso no estamos ante, no sólo una, sino seis historias de aventuras llenas de héroes y heroínas que luchan por lo que quieren, por lo que creen y que se enfrentan a inimaginables peligros? ¿Es que no es épico que en una sola película se nos presenten seis películas distintas?

Sí, señores, han leído bien. Cuando salí del cine, parte de la euforia que recorría mis arterias se debía a que me daba la sensación de que acababa de ver seis películas distintas, de seis épocas distintas, con un mismo reparto y una misma intención. Una verdadera maravilla que, a mi parecer, es – y será – envidiada por muchos otros profesionales de la industria.

El Atlas de las Nubes no es sólo el resultado de un excelente trabajo de edición, una dirección - repartida entre tres directores - asombrosa, una banda sonora que te deja sin habla, una fotografía impresionante y unos efectos visuales merecedores de mayor prestigio. 

Esta película es el resultado final de un mejunje de soberbios elementos cinematográficos que, además, cuenta con un trasfondo filosófico y sentimental que desborda.


Y, pese a todo esto, esta adaptación a la gran pantalla fue la grandísima olvidada de los Premios Óscar. Una razón más para expresar mi más absoluto asco hacia una estatuilla que, cada año, me recuerda cómo en este mundo lo que mueve es el contacto, el enchufe, y el interés.

Pero, por favor, no dejéis de ver esta obra de arte.

●Te gustará si: disfrutas con un filme épico hecho y derecho, lleno de acción, de reflexión, de efectos visuales impresionantes y de una banda sonora que sobrecoge.

● No te gustará si: las películas que duran más de dos horas no son tu fuerte.

Jerry

4 comentarios:

  1. Sí, la verdad es que esta película es flipante en todos los aspectos. Lástima que no haya tenido el éxito que se merece.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Estoy totalmente de acuerdo contigo, Mario!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...