martes, 3 de mayo de 2016

Martes Criticón: El Cazador y la Reina de Hielo

Siempre he dicho que, al planear un viaje, da igual el destino que escojas siempre y cuando la compañía de la que te rodees sea buena. Ya puedes irte a un pueblo olvidado y poco turístico de la provincia de Madrid que, si los amigos con los que vas son los apropiados, el tiempo que pases ahí merecerá la pena.

Lo mismo ocurre en el cine. Está claro que puedes ir a ver una película tediosa, pero si la gente a la que arrastras a la sala merece la pena, la visita al cine también lo hará. Prueba de ello es que – hace ya muchos años – la jornada cinéfila en la que soporté la bochornosa Scary Movie 4 (David Zucker, 2006) se convirtió en una de las más memorables de mi vida. Y otra prueba más de ello es que, hace muy poco, fui al cine a ver El Cazador y la Reina de Hielo. Y, oye, a pesar de que la calidad del título brillase por su ausencia, no habría cambiado esa sesión de cine por nada del mundo.

● Año: 2016
● Director: Cedric Nicolas-Troyan
● Cast: Emily Blunt, Chris Hemsworth, Jessica Chastain, Charlize Theron, Nick Frost, Sam Claffin, Rob Brydon…
● Dirección Fotografía: Phedon Papamichael
● Banda Sonora: James Newton Howard
● Duración: 114min


A pesar de lo esperanzador que era el trailer del primer largometraje dirigido por Cedric Nicolas-Troyan, nominado al Oscar por los efectos especiales de Blancanieves y la Leyenda del Cazador (Rupert Sanders, 2012), había que ser muy iluso para pensar que la secuela de la ya mediocre adaptación de Universal sobre el cuento de la jovencita muerde-manzanas podría tener algo novedoso que ofrecer.

Parece que los responsables de las ahora llamadas Crónicas de Blancanieves, motivados por una comprensible envidia hacia la hegemonía que Disney está ejerciendo sobre un subgénero lleno de posibilidades artísticas - y económicas - llamado remake y apellidado live action, no quisieron perder su oportunidad para hacer dinero fácil. Armándose de valor y de escasa creatividad, los responsables de uno de los títulos de fantasía más visualmente espectaculares de los últimos años, fusionaron la aún ardiente pasión despertada por Frozen (Chris Buck y Jennifer Lee, 2014) con el atractivo toque siniestro del que el gigante de la animación siempre prescinde, dando así a luz a un monstruo que, aunque partía de una idea más o menos sólida, terminó siendo un auténtico desastre.



Partiendo de la base de que El Cazador y la Reina de Hielo es temporalmente ambigua con respecto a la película del año 2012, la historia que cuenta este amago por perpetuar algo que no debería perpetuarse, termina cayendo en la más absoluta banalidad temática y desinterés argumental que he visto en mucho tiempo. Recuperando al personaje del cazador y prescindiendo de una Kristen que – según dicen por ahí - fue expulsada del proyecto en el momento en el que salieron a la luz detalles sobre el tipo de relación que mantuvo con el responsable del título anterior, esta pseudo-secuela-cuasi-precuela nos introduce a la hermana de la fantástica Ravenna (Charlize Loving Theron): una especie de Elsa frustrada que, además de ser la Gossip Girl de ese Muy, Muy Lejano, lo único que hace es poner cara de circunstancia mientras levanta muros de hielo.

Pero mucho ojo, porque esa poderosísima villana está interpretada por la siempre radiante Emily Blunt: una actriz que se atreve con todo y que, como muy bien sabemos, sabe cómo ganarse al público con interpretaciones sólidas y merecedoras de algo más que un aplauso. Sin embargo, cuando el material sobre el que se fundamenta una obra audiovisual no es bueno, los artistas tropiezan. Y en esta película, que tiene un reparto espectacular, falla uno de los elementos más importantes de todos: su guión.



No sé si lo que menos me gustó de El Cazador y la Reina de Hielo fue el aparentemente paupérrimo apartado visual, el malgasto de tres enormes talentos del panorama interpretativo actual, o esa mezcla de humor infantil y temática sexual que tanta vergüenza me hizo pasar en una sala en la que – créanme – el cuarenta por ciento del público estaba integrado por críos.

No lo sé. No tengo ni idea de por qué este intento por subirse a la suela de Disney me resultó tan molesto. Pero lo que sí que tengo claro es que, a pesar de todo, a mí esta jornada cinematográfica no me la quita nadie.

Ay la compañía.


●Te gustará si: te sobra y te basta con una película protagonizada por actrices de la talla de Theron, Blunt y Chasstain.

● No te gustará si: esperas algo mejor que Blancanieves y la Leyenda del Cazador o no quieres ver una película que mezcle el infantilismo de Maléfica con una falsa seriedad más propia de un Juego de Tronos versión teen.


Jerry
Imágenes vía Universal
Póster de IMP Awards

4 comentarios:

  1. Hola! Yo con ver al cazador me conformo, jajajaja! Y además Emily Blunt me encanta!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jajajaja! En ese caso, ¡no te la pierdas!

      Eliminar
  2. Saludos maese Jerry!

    No voy a opinar sobre esta peli y a que no la he visto (ni creo que lo vaya a hacer), pero he leído que le ha ido pero que muy mal en recaudación en los Estados Unidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No la veas, Kratos... ¡No se te ocurra!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...