martes, 9 de octubre de 2012

Martes Criticón: Piratas del Caribe - La Maldición de la Perla Negra


Como ya dije la semana pasada, he decidido analizar películas que padecen el llamado Síndrome de la Repetición o que, simplemente, forman parte de una saga predeterminada. Y después de haber analizado la famosísima (y muy oscarizada) El Señor de Los Anillos: La Comunidad del Anillo, ahora os ofrezco Piratas del Caribe.

Si algo me llevó a ver La Maldición de la Perla Negra cuando era pequeño no fue el gran reparto con el que contaba, ni las ganas de ver una película de piratas (porque, qué queréis que os diga, jamás había visto una de ese estilo). No. Lo que me llevó al cine fue mi grandísima pasión por Disneyland y, en concreto, mi gran devoción por una de las más míticas atracciones del parque: Piratas del Caribe.

● Año: 2003
● Director: Gore Verbinski
● Cast: Keira Knightley, Orlando Bloom, Johnny Depp, Geoffrey Rush, Jack Davenport, Kevin R. McNally, Zoe Saldana, Jonathan Pryce.
● Música: Klaus Badelt
● Nominaciones a los Óscar: Mejor Actor (Johnny Depp - Nominado), Mejor Maquillaje (Nominada), Mejor Edición de Sonido (nominada), Mejor Sonido (Nominada), Mejores Efectos Visuales (Nominada).
● Duración: 143min.



Piratas del Caribe: La Maldición de la Perla Negra, primera parte de lo que es –por ahora- una tetralogía, cuenta la historia de cómo la tripulación de un siniestro barco pirata llamado La Perla Negra, famoso por sus saqueos y ataques que mantienen a todo habitante del Caribe en vilo, llega a Port Royale en busca de un medallón perdido para así poder deshacerse de una terrible maldición que les lleva atormentando… demasiado tiempo.

Desgraciadamente, este medallón lo tiene por accidente la guapísima Elizabeth Swan (Keira Knightley), debido a que se lo quitó ocho años atrás a un inconsciente William Turner (Orlando Bloom), quien ahora es un honorable herrero en la ciudad a pesar de tener sangre pirata en sus venas, y que, a su vez, y casualmente justo antes de que llegue la Perla Negra a Port Royale, consigue detener al pirata Jack Sparrow (Johnny Depp): el más divertido, ingenioso, desastroso, amanerado y sinvergüenza bucanero de todos los tiempos.


Puede que este filme tenga la prototípica historia de amor, protagonizada por una inteligente dama de la alta sociedad y un joven y empalagoso don nadie, en la que los personajes pueden rozar la carisma pero no consiguen acercarse lo más mínimo a la innovación… Sin embargo,  Piratas del Caribe cuenta con un as (o un medallón de oro) en la manga que, sin duda alguna, ha sido la pólvora que encendió la mecha de la saga pirata: Jack Sparrow.

Este asombroso personaje nunca deja de sorprenderme. No sé si es por su peculiar (y amanerada) forma de andar, sus divertidísimas muecas faciales, sus ingeniosísimos o enloquecidos comentarios o su poca vergüenza o sentido del honor. No tengo ni idea. Pero si algo tengo claro es que Jack consigue que quiera ver una y otra vez esta película.


El filme en sí no deja de ser una historia de piratas con tonalidad infantil pero con una grandísima capacidad para atrapar en sus redes a todo tipo de público (es decir, una película de la factoría Disney para ver en familia), pero, a pesar de su posible simplicidad, la película es entretenida y, sobre todo, auténtica.

Puede que la historia del barco pirata maldito, el amor imposible y el tesoro perdido suene demasiado típico. Sin embargo, la autenticidad de este filme se la dan esos momentos de la película en los que dices “parece que estoy en Disneyland”. Y es que, para todo amante de la atracción, la llegada de los piratas a Port Royale, la Isla de Muerta, los barcos, los esqueléticos piratas y el Yo-Ho inicial son una fantástica delicia indescriptible.

Además, y sin dejar de lado mi obsesión por las bandas sonoras, Klaus Badelt nos ofrece una BSO innovadora que consigue convencer aunque su verdadero valor resida en que dará paso a que Hans Zimmer, en la segunda entrega de la saga, forje una extremadamente emocionante y épica BSO que se ha hecho tan famosa como el propio Jack Sparrow.

En fin, tenéis que conocer al capitán Jack Sparrow – aunque tengáis que pasar por una película que peque de larga.

Os lo aseguro.

●Te gustará si: disfrutas de películas de aventuras para toda la familia o de personajes excéntricos y buena música.

● No te gustará si: no estás dispuesto a soportar un ir y venir de un barco a otro y de una isla a otra durante 143 minutos.

Jerry

2 comentarios:

  1. El Poch0clero del Cine10 de octubre de 2012, 4:21

    Muy buen blog amigo!! te dejo el mio por si quieres visitarlo y compartir tu opinion!!
    saludos!
    http://elpochoclerodelcine.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Poch0clero! Visito ahora mismo tu blog!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...